El Balón de Barro es un premio especial que quiere honrar un fútbol diferente, a la par que esencial. Fuera de los focos y los trajes caros, este es un premio que la gente que da vida al otro fútbol otorga en favor de su jugador favorito de la Tercera. Andalucía y Cataluña se han disputado el galardón hasta el final, pero Vilafranca ha ganado el pulso y se ha llevado la primera edición

Sin trajes caros ni coches de lujo, Víctor Oribe recibió el premio en un Municipal de Vilafranca lleno de niños entrenando. Unos niños que cuchicheaban sobre el premio mientras veían cómo Oribe se hacía las fotos pertinentes, pensando que quizá ellos podrían ser ídolos de otras generaciones sin necesitar de la fastuosidad del fútbol de élite. Esta es la victoria del fútbol de barro personificada en un nombre: Víctor Oribe.

Un nombre especial para la parroquia vilafranquista, sin duda. Le abalan seis años seguidos vistiendo la zamarra del FC Vilafranca cada fin de semana. 200 partidos entre los que se cuentan dos promociones contra el Atlético Malagueño (2015/16) y el Unión Adarve (2016/17), un título de campeones del prestigioso Torneig Històrics por medio, una semifinal de la Copa Federación, en la que cayó contra el Ontinyent CF (2017/18), y una final de la Copa de Catalunya contra la UE Sant Andreu (2018/19). Especialmente recordado es el segundo año del tarraconense en tierras penedesencas, en el que puso en bandeja el primer playoff de la historia del club con una exhibición descomunal contra la CF Montanyesa. Dos goles que solo podría haber firmado el primer Balón de Barro de la historia: jugadita ‘Oribeniana’ y picadita Victoriana. Nada de esto se podría entender sin la figura de su gran descubridor en la Pobla de Mafumet, Ivan Moreno, que cumplirá su séptima temporada en el banquillo del FC Vilafranca. Él fue quien convenció a Oribe de que juntos podían hacer grandes cosas. Y no se equivocó, desde luego.

Y se preguntarán: ¿qué podría sorprender al quinto club en activo más antiguo de Cataluña, después de Palamós, Barça, Espanyol y Sabadell? Nosotros tenemos la respuesta: una caja de cartón, un Balón de Barro y una funda personalizada para el móvil. Disfruten conociendo a uno de les artífices de la época dorada del Vilafranca.

BALÓN DE BARRO EDICIÓN ESPECIAL

  • ¿Qué te ha parecido recibir el primer Balón de Barro y, sobre todo, ese apoyo en las redes sociales de la gente de Vilafranca?

No me lo esperaba, la verdad. Ha sido un orgullo sentir el apoyo de la gente. Parece una tontería, pero es el primer Balón de Barro y, tal vez, de aquí unos años la gente esté más pendiente de este premio, así que es una ilusión y un orgullo recibir este premio. Estoy muy agradecido. 

  • ¿Te lo esperabas?

La verdad es que no (risas). Viendo los últimos días, Chendo subía y en Andalucía hay mucha afición y su club, es un ejemplo. No me lo esperaba pero mentiría si no dijera que miraba cómo iban las votaciones frecuentemente (risas). 

FUENTE: TDD / Víctor Oribe tras recibir el Balón de Barro Edición Especial
  • ¿Qué crees que representa este premio? 

El hecho de que tengáis esta iniciativa es positivo. Espero que el año que viene se sume mucha más gente. Tercera División, por una cosa o por otra, no es tan profesional y los jugadores no son tan conocidos y con cosas como el Balón de Barro la gente se irá sumando a esta categoría y espero que tenga una larga vida. 

ACTUALIDAD

  • La temporada ya ha terminado para vosotros, pero lo primero es saber cómo estás. 

Las sensaciones ahora mismo son muy buenas. Al estar dos meses en casa no pude hacer rehabilitación y se me inflamo la zona de la clavícula de no moverla. Ahora ya he empezado a trabajar y estoy cargando peso y me encuentro muy bien. Cuando empiece la liga estaré a tope ya. Pasé por el quirófano y todavía tengo que volver a operarme, pero sólo serán quince días de baja. 

Al final son cosas del fútbol. Nunca antes había tenido que pasar por quirófano por una lesión pero este año me ha tocado. Además fue en el primer balón que tocaba, en una contra, el lateral (Guti) me dio un empujón por detrás, sin querer, y al caer ya me lo noté. 

  • ¿Cómo valoras el año del Vilafranca, o lo que se ha podido jugar de él?

Yo creo que ha sido muy bueno. Hubiésemos llegado al final con la posibilidad de meternos en la lucha por el playoff. Había muy buen equipo, una piña. Ha sido una lástima. De los últimos tres partidos perdimos dos, sino nos hubiéramos quedado a un punto o dos de la cuarta plaza. Hubiéramos dado guerra.  

  • Salisteis muy reforzados del partido de Granollers, que remontáis al final. 

Sí, ese día estaba en la grada y en la celebración del gol de Civil casi me vuelvo a romper la clavícula (risas). Para el equipo fue un chute de adrenalina. Y tuvimos mala suerte en el campo del Vilassar, que nos anulan un gol en el último minuto…

FUENTE: TDD / Victoria en el descuento en el Municipal de Granollers (1-2)
  • ¿Cuál es el sentir de la plantilla tras la decisión de terminar la temporada tal y como estaba antes de la cuarentena?

Ser Tercera División tiene esto. ¿Por qué no podemos jugar cada tres días y a puerta cerrada? Al final decide la Federación. Nos quedamos con mal sabor de boca pero tampoco podíamos hacer nada. Se deberían haber terminado los partidos. Nos habría fastidiado más si nos hubiera pillado más cerca del playoff.

Al final los que deciden son ellos y no podemos hacer nada, así que el año que viene más y mejor. 

  • ¿A quién hubieses metido en la terna por la cuarta plaza?

Si se hubiese terminado, nosotros nos hubiésemos metido cuartos. Peralada venía muy fuerte. Entre nosotros dos y Europa, que tiene un equipazo.

  • ¿Cómo ves ese playoff express?

El formato lo veo bien. Y me decantaría por el Europa, es el equipo más completo.

  • ¿Qué objetivos os marcáis cuando empezó la temporada?

Cada año nos marcamos el objetivo de salvarnos cuanto antes y a partir de ahí, mirar hacia arriba. Pero salvarse siempre es lo primero y es lo que siempre hemos pensado nada más empezar. Si luego llegamos con opciones, genial, pero primero salvarse. Cada año se intenta mantener el bloque y, entre veteranos y fichajes intentamos lucharlo. 

  • ¿Cómo es Iván Moreno?

Su trayectoria aquí lo dice todo. Cada año demuestra lo gran entrenador que es: un tipo tranquilo pero que dice las cosas claras sin problemas, como a mi me gusta. Sabe a lo que juega, sabe fichar… Cada año demuestra lo gran entrenador que es. 

TRAYECTORIA

  • ¿Dónde empiezas a jugar a fútbol?

De muy pequeño, en mi pueblo (Mont-roig del Camp). Empecé jugando a fútbol 7 con los amigos, en benjamines. Luego me fui a Cambrils, en alevines, porque no había gente suficiente en el pueblo. Allí estuve hasta cadete, coincidiendo con Aleix Vidal, que se salió y lo fichó el Real Madrid. En cadete me pasé al Reus, a jugar en División de Honor. Luego en juveniles, vuelvo al Cambrils a jugar un año en Primera División con mis amigos, a pasarlo bien, y quedamos primeros. Después de esto ya me ficha el Nàstic y juego dos años en Nacional. Y luego ya a la Pobla. 

  • ¿Cómo era ese Nàstic en tu primera experiencia profesional? 

Fue complicada, la verdad. los jóvenes no teníamos tantas oportunidades y el Nàstic acababa de bajar de Primera y tenía que volver a subir. Allí me sentí profesional, aunque luego volvía al juvenil y era uno más. Pese a ser complicado, fue una experiencia bonita. Allí tuve a Franc Artiga y a Kiko Ramírez. En el primer equipo tuve a Javi Salamero. Coincidí con Mingo, Campano, Pinilla…

FUENTE: Víctor Oribe / Sus inicios como futbolista en la Pobla de Mafumet
  • En la Pobla debutas en Tercera, el 2010. ¿Cómo fue esa experiencia? 

Entrenabamos por la mañana, era todo muy profesional. Te pagan muy bien. Éramos todos sub23 y tengo muy buen recuerdo, hicimos dos promociones. Lo malo de estos equipos es que te hacen un contrato largo y te ilusionas demasiado desde muy pronto. Me pilló siendo muy joven pero estoy muy agradecido. 

  • ¿Allí ves que puedes tener opciones con el Nàstic?

El Nàstic, lo malo que tiene, es que si eres de Tarragona no te valora como te debería valorar. Y ese año en la Pobla teníamos un equipazo: Fran Vélez, Fran Carbia, Aleix Coch…  Yo pensaba: “Subid todo el bloque e irá mejor” (risas). Lo sentíamos así… Al Nàstic le tengo aprecio pero nos debió haber dado la oportunidad a más de uno. Salamero fue el que me hizo debutar pero fue muy poco tiempo y al cabo de poco me marché. 

  • En la 2013/14 te vas al Prat y estás medio año -en Segunda B también-. Luego vuelves a la Pobla. ¿Qué pasó en el Prat? ¿Por qué estuviste tan poco tiempo?

Me ficha Agustín Vacas. La verdad que estábamos muy bien y yo, personalmente, me notaba muy bien, pero fui titular los dos primeros partidos y luego no me acabó de dar continuidad. El equipo tampoco iba muy bien, aunque tuviera un bloque bien formado. Echaron a Agustín y vino un entrenador nuevo y, cuando llegó, en el segundo entreno dijo que él se traía a dos o tres jugadores. Yo era de los que había jugado menos y, juntó a dos compañeros más, nos tocó hacer las maletas. Entonces me llamó Ivan Moreno, que estaba en la Pobla en aquel entonces, y volví para allá. Es cierto que esperé a ver si salía una oferta con cara y ojos de algún equipo de 2aB pero no se dio el caso

FUENTE: Víctor Oribe / El 8 durante su etapa en la AE Prat
  • Entonces, en tu último año en la Pobla te entrena Ivan Moreno. ¿Tú ya lo conocías de antes?

Sí, él estuvo dos años. El año que yo estaba en el Nàstic, que también bajaba a jugar con la Pobla, estaba Ivan Moreno entrenando. Allí le conocí y vine al Vilafranca gracias a él. 

Recuerdo que vinimos aquí con la Pobla y el Vilafranca se salvó contra nosotros. En aquel partido, que fue mi primera visita al Municipal de Vilafranca, me expulsaron con roja directa y, cuando me estaba yendo del campo, le pegué una patada al aspersor. En el descanso se pusieron a regar el campo y mojé a toda la grada porque había roto el aspersor (risas). Creo que me cayeron cuatro partidos. 

Ese mismo verano, mientras estaba de vacaciones, me llamó Ivan diciéndome que había fichado por el Vilafranca y yo… “Ostia, el Vilafranca (risas), que se salvó casi la última jornada”… Me dijo que se iba a formar un buen equipo y le dije que ya le diría algo. La semana siguiente me volvió a llamar y le dije que se esperase a ver si salía alguna oferta mejor. Yo, en ese momento, me había quedado libre: había acabado contrato con la Pobla. Al final decidí fichar por aquí y la verdad que fue lo mejor que hice, porque aquí ha sido donde he explotado como futbolista. 

  • El 30 de enero de 2014 nos has dicho que vuelves a la Pobla tras estar medio año en el Prat. ¿Cuando volviste, notaste que era todo lo mismo o se había producido algún cambio? ¿Tú veías alguna oportunidad de poder aspirar a entrar en el primer equipo?

No, no. Oportunidad en el primer equipo ya no veía, porque si ya me habían dejado ir… Siempre existía esa posibilidad, claro, pero no salió. En enero de 2014, cuando me fui del Prat, me firmaron seis meses y, cuando acabé contrato, me quedé libre y firmé por el Vilafranca. 

FC VILAFRANCA

  • En la 2014/15, en tu primer año en tierras penedesencas con Ivan Moreno, ya lo juegas todo. 

Ivan Moreno fue el entrenador que me dio la confianza y, cuando un entrenador te da la confianza, tú también eres mejor. Llego aquí y desde el primer día me transmite que confía en mí. Es lo que me hace a mí también explotar: la confianza del míster, del presidente… Además, tampoco teníamos mucha presión porque el Vilafranca venía de salvarse en las última jornada la temporada anterior a la que yo llego. Eso también te hace jugar más tranquilo y, cuando las cosas empiezan a ir bien, te creces. 

FUENTE: Diari de Tarragona / Iván Moreno llegó a los 200 partidos con el club el año pasado
  • En el primer año juegas 36 partidos y quedáis quintos. Es decir, el Vilafranca pasa de sufrir por salvar la categoría en la 2013/14 a estar a punto de entrar en playoff en la 2014/15. 

Quedamos quintos, pero estuvimos cuartos hasta el último partido. Hubo un cuádruple empate a 59 puntos con el Figueres, el Prat y el Terrassa y se mete el Figueres como cuarto. En la última jornada iban perdiendo en el campo de la Pobla y acaban remontando (1-2). Nosotros ganamos 3-0 en casa contra el Sabadell B y estábamos a la expectativa, pero no pudo ser. 

Fue una gran temporada. De salvarse a quedar quinto… Imaginaos. Ahí es cuando el Vilafranca empezó a ilusionar un poco más a la gente, tanto a la masa que envuelve al club como a los aficionados. 

  • La siguiente temporada ya es la 2015/16. Es el año en que haces una auténtica exhibición contra la Montanyesa (2-0; los dos goles de Oribe) en la penúltima jornada de liga que prácticamente clasifica al Vilafranca para el primer playoff de su historia. En la primera ronda jugáis contra el Atlético Malagueño. Cuéntanos, ¿cómo fue esa temporada y el inicio de la época dorada del Vilafranca?

Pues imaginaos cómo estaba la gente de Vilafranca y el equipo. Cambia todo en el club: entrenador (y, en consecuencia, estilo de juego), directiva, jugadores… Se restauró el club. La primera temporada, cuando quedamos quintos, la gente ya estaba más ilusionada. El proyecto ya ilusiona más. Los jugadores ya estaban más interesados en venir al Vilafranca. 

Ese año teníamos un equipo de la casa, tampoco fichamos mucho. En ese equipo ya estaban Boira y Fontanils, que aún siguen. Y también estaba Santi Triguero (la dupla Triguero-Oribe…). Se hizo buena piña. Nos veíamos con opciones y, a medida que iban pasando las jornadas, seguíamos arriba. Y, al final, ganamos en el partido contra la Montanyesa en casa y entramos en playoff. 

  • ¿Cómo recuerdas el partido contra la Montanyesa que os sirve para meteros en playoff?

Yo lo recuerdo como el partido de mi vida. 2-0, con los dos goles míos… Me lo he visto unas cuantas veces. Y no tanto por los goles, sino por lo que significó ganar ese partido para un club que nunca había hecho playoff. El campo estaba a rebosar. Jamás había visto un campo tan lleno. Ni aquí ni en la Pobla cuando hicimos playoff. Con el hándicap de contar con un jugador menos (expulsión de Marcos Gudies) desde el 20’, además. Era ganar sí o sí, no podíamos ni empatar, porque sino la Monta se iba a 5 puntos y solo quedaba una jornada más. Ese año la Monta tenía un equipazo, venía de hacer promoción hace un par de años. 

  • ¿Y cómo se da la última jornada? ¿Dónde jugáis? 

Jugamos en Cerdanyola y teníamos que ganar también, porque estábamos un punto por delante de la Monta. Fuimos allí y, como ya vas con la ilusión y la inercia del partido contra la Monta, nosotros ya sabíamos que no íbamos a perder. No se nos podía escapar. Ellos, además, no se jugaban nada, cosa que provocó que no fueran al ritmo que íbamos nosotros, que nos jugábamos todo. Ganamos 0-3, fue bien. 

  • Luego llega el playoff y os toca el Atlético Malagueño de Aarón Escandell (ahora en el Granada), Calero (Espanyol), Ontiveros (Villarreal), En-Nesyri (Sevilla) y compañía en primera ronda. En el partido de ida, en casa, empatáis a cero, y en la vuelta perdéis 2-0 en La Rosaleda. Nos dijo Santi que la abrieron para eliminar expresamente al Vilafranca. ¿Cómo fue la primera experiencia del club en un playoff de ascenso a 2aB? ¿Cómo era ese Atlético Malagueño con jugadores que hoy en día están en Primera?

Nos tocó el peor equipo que nos podía haber tocado, pero yo firmaría que me volviera a tocar el Málaga en un playoff. Imaginaos lo que debió ser jugar contra esos jugadores y en La Rosaleda. Nosotros estábamos encantados. 

Aquí, en el Municipal, les dimos guerra. Tuvimos alguna ocasión que otra, aguantamos bien… Vino hasta Al Thani aquí, el jeque del Málaga. Vinieron con vuelo chárter ellos y nosotros con autobús (risas).

Y luego, al todo o nada allí, nos pegaron un buen meneo. En un campo grande contra esos jugadores, muy complicado. Sí que es cierto que con 2-0 metemos el 2-1 en una falta y nos lo anulan injustamente quedando 10-15’ de partido. El empate nos servía para pasar. A partir de ahí se lió bastante: expulsiones, etc. Vinieron hasta los aficionados del Málaga detrás de la portería y todo. Hubo ambiente. Estuvo muy chulo, la verdad. De las mejores experiencias de mi carrera. 

  • Si os hubiera tocado otro tipo de rival que no fuera un filial con jugadores de tanto nivel como el del Málaga, ¿crees que podríais haber llegado más lejos en ese playoff?

Como era la primera vez que nos clasificábamos (tanto el club como nosotros), íbamos con la ilusión de jugar la promoción y luego que pasara lo que pasara. Claro que había ilusión en ir pasando rondas, pero primero teníamos que ir a por la primera y a ver qué se daba. Y cuando nos tocó el Atlético Malagueño sabíamos que era difícil, que ellos tenían más opciones, pero bueno… Si no nos anulan ese gol (2-1) en La Rosaleda igual hubiéramos dado más guerra y todo. 

  • Al final, la valoración que se extrae es positiva, ¿no? Primera temporada de la historia del Vilafranca en playoff, os toca un gran equipo como el Atlético Malagueño, jugáis en La Rosaleda… 

Es positivo, claro. Sabemos que era muy importante para el club, porque el Vilafranca sonó en toda España. Yo creo que, a partir de ahí, mucha más gente conoce al Vilafranca. Gracias al Málaga, al playoff de la temporada siguiente, a la final de la Copa Catalunya… Al final, jugadores que igual no hubieran venido nunca, sabiendo que habíamos hecho promoción y el año anterior habíamos quedado quintos, se sumaron al proyecto. Y el año siguiente volvimos a hacer playoff con jugadores buenísimos también.

  • A nivel anecdótico, ¿te intercambiaste la camiseta con algún jugador del Atlético Malagueño?

No, no. Algunos pidieron pero yo no. En ese momento no estaba para pedir nada (risas), después de perder 2-0 y de que nos anularan el gol y todo… Saludé por respeto, pero me fui para adentro rápido y si llego a pillar a alguien, pues imaginaos (risas)… Dentro del campo me transformo. 

  • ¿Qué propone futbolísticamente Ivan Moreno en el FC Vilafranca a diferencia de entrenadores anteriores como ‘Putxi’ para conseguir que el Vilafranca pase de salvar la categoría a jugar el primer playoff de su historia con jugadorazos como Santi Triguero o tú?

Yo creo que al cambiar la junta y fichar a Ivan Moreno, fichas a un entrenador que siempre había estado en el Nàstic y en la Pobla. Él viene aquí a jugar a fútbol, por abajo. Él ficha a jugadores de calidad y que vienen a jugar por abajo. Peloteros. También hicieron un poco de limpieza de los jugadores que había anteriormente por el estilo de juego que él quería y, al final, tocó la tecla que tenía que tocar y estuvimos arriba. 

  • En la 2015/16 marcas 17 goles (la mejor temporada de Oribe) y, en la siguiente, metes 13. Dos años de explosión futbolística y dos años de playoff. En la 2016/17 también os metéis cuartos y os toca el Unión Adarve (ganáis 2-1 en la ida en casa y perdéis 1-0 en la vuelta en Madrid). 

Aquí remontamos 2-1 con goles de Josu y Fontanils. En el segundo, todo el mundo se piensa que he marcado yo de falta, pero la empuja Fonta en la línea tras tocar el balón en el palo. Y allí nos hacen la piel. El campo, complicado, y el linier nos anuló un gol injustamente. Y eso fue lo que nos destrozó porque ese año, si hubiéramos pasado contra el Unión Adarve, hubiéramos dado mucha guerra. Teníamos un equipazo. Veía con más opciones al Vilafranca de la 2016/17 que al de la 2015/16. También porque ya es el segundo playoff que jugábamos y vas con otra mentalidad. Ya has disfrutado el primero y el segundo ya te propones llegar lo más lejos posible. No sé si hubiéramos llegado a la final pero hubiéramos dado guerra. 

FUENTE: Víctor Oribe / Ida del playoff de la 16/17 ante el Unión Adarve (2-1)
  • En la 2017/18 llegáis a semifinales en la Copa de Federación. Os elimina el Ontinyent, pero tú te sales en aquella Copa: 6 goles en 6 partidos contra Peña Sport, SD Logroñés y Ontinyent CF. ¿Genera ilusión la Copa Federación ese año? En liga quedáis novenos…

También teníamos muy buen equipo. Nos hacía ilusión coger el autobús y irnos a Tafalla (Navarra) para jugar contra el Peña Sport, por ejemplo. Vivir ese momento que el club tampoco había vivido nunca. Nunca había llegado a las semifinales de una Copa Federación. Fue una lástima porque nos tocó el Ontinyent en semis y ese año tenía un equipazo.

Cuando vimos que ya no teníamos posibilidad de meternos arriba en liga, nos centramos en la Copa. Tampoco teníamos una plantilla como la del Hospitalet, que tiene 22 jugadores con opciones de jugar y todos llevan cinco años en Tercera. Nosotros, aquí, teníamos 15-16 jugadores y los demás eran los que subían del filial, que son muy buenos pero no tienen esa experiencia de jugar partidos importantes. Así pues, pesó un poco que la plantilla era corta. También teníamos lesionados… Además, teníamos partidos muy seguidos: miércoles y fin de semana. Y los viajes en bus no eran cortos, porque hasta el campo del Peña Sport (Tafalla) tenías 6 horas. Salíamos por la mañana, llegábamos por la noche y al día siguiente íbamos a trabajar. Y el fin de semana teníamos que jugar. No es lo mismo que el Hospitalet, por ejemplo, que no sé si trabajan o no (yo creo que la mitad no trabajan), y descansar el jueves por la mañana y por la tarde ir a entrenar un ratillo, a soltar piernas y ya está. 

  • En la 2018/19 llegásteis a la final de la Copa de Catalunya contra la UE Sant Andreu (2-0 para los quadribarrats). ¿Crees que en estas dos últimas temporadas el equipo se ha centrado más en otras competiciones como la Copa Federación, en la 2017/18, o la Copa de Catalunya, en la 2018/19, que en la liga? ¿Puede haber influido en que no hayáis jugado playoff estos dos últimos años?

La plantilla no era larga, no es que tuviéramos 25 jugadores… Y eso pesa. Y las piernas no van igual teniendo que jugar un miércoles y luego un domingo. También, el trabajo de lunes a viernes. No es lo mismo que si fuéramos profesionales. Los profesionales ya se quejan de jugar miércoles y domingo. Lo que daría yo por jugar un miércoles y al día siguiente meterme en la piscina que tienen y luego entrenar un rato por la tarde. 

  • ¿Es importante tener una plantilla larga, no?

Cuanto más larga sea la plantilla, más descanso tendrán tus jugadores. Está claro que los entrenadores no van a estar cambiando cada domingo el once, pero él tiene que saber que tiene que tener a otros jugadores enchufados siempre. El Hospitalet, por ejemplo, puede ir cambiándote de once cada semana y todos los jugadores rinden. El Terrassa también tiene muy buena plantilla, el Sant Andreu… ¿El Sant Andreu qué jugador tiene del filial? ¿O el Terrassa? El Europa sí que tiene alguno, por ejemplo. Suben a alguno Sub-23, pero fichan todo lo que pueden. 

En los seis años que llevo en el Vilafranca hemos mantenido siempre el bloque de veteranos y han ido pasando jugadores que no se han quedado porque le han salido ofertas mejores y no ha querido. Boira, Fontanils, Èric Via vino después y también lleva 4-5 años…

  • ¿Cómo se prepara el FC Vilafranca para disputar la primera final de la Copa Catalunya de toda su historia? ¿Qué os deparó ese partido?

La gente se volcó. Todos estábamos muy ilusionados. Además, esa temporada, la Copa sonó más que otros años…la hicieron en un día festivo, en la Feixa Llarga y encima televisado por Esport3. Recuerdo incluso que nos concentramos antes del partido, algo que nunca habíamos hecho. Había ilusión. No salió como tenía que salir, pero lo recordaremos siempre. Había incluso más afición nuestra que del Sant Andreu, y eso ya tiene mucho mérito. 

FUENTE: FCF / Campaña del FC Vilafranca antes de jugar la Copa Catalunya de la 18/19

El partido no tuvo mucha historia. El Sant Andreu se adelantó muy rápido, nosotros tuvimos una muy clara y un larguero, pero no entraron. Y ya con nosotros yendo a tumba abierta, solo podía acabar 2-0 o 1-1, y por suerte de ellos, fue el primero. 

  • ¿Qué supone para un club humilde como el FC Vilafranca tener a una de las puntas de lanza de Tercera División durante 6 temporadas? Te tienen que haber salido novias año tras año…. 

Algunas ofertas he tenido, por supuesto. Y algunas las he rechazado, bueno, todas (risas). No os lo voy a negar, me han llamado bastantes equipos -la mayoría de 3a, alguno de 2aB e incluso de fuera-, pero al final siempre he decidido quedarme aquí porque estoy muy a gusto y porque priorizo otras cosas antes que el dinero. Me han ofrecido más dinero que aquí en varios sitios, pero en Vilafranca siempre me han tratado de 10 y me siento como en casa. Mucha gente me dice que quizás podría haber quemado mis últimos cartuchos dando el salto a otro equipo, pero yo no me arrepiento de estar donde estoy. En Vilafranca estoy contento y feliz. Volvería a quedarme. 

Ahora mismo, me quedan unos días de contrato, porque acabo el 30 de junio, pero estamos tranquilos porque ya estamos hablando con el club. Voy a seguir en Vilafranca, eso lo tengo claro. Tenemos muchas ganas de volver a la normalidad para volver a jugar al fútbol que tanto nos gusta y que tanto echamos de menos.

VIDA PERSONAL

  • ¿A qué aspiras una vez cuelgues las botas? ¿Quieres seguir metido en el mundo del fútbol o tienes intención de acabar dando un paso al lado?

Pienso muchas veces sobre mi futuro. A mi gente se lo comento mucho. Creo que me quedan 3 o 4 años de fútbol, porque una cosa tengo clara, y es que no me voy a retirar a los 40. Eso es lo que pienso ahora que voy a hacer 31 eh, igual luego cambio de opinión. El día que no pueda rendir en Tercera División, me apartaré y me dedicaré a trabajar. Dudo mucho que cuando me retire siga atado al fútbol. Imagínate que en tres años me llama Iván Moreno y me dice que me quiere de segundo…a eso no voy a decir que no (risas). Pero mi opinión, en general, al respecto, es que no creo que siga vinculado al fútbol de forma muy cercana una vez me retire. 

Mi familia, mis amigos, mi pareja…todos se ven repercutidos por el fútbol. Cuando hay fútbol hay que quedarse en casa. Me cuido mucho pero sé que es algo que también afecta a la relación que tengo con la gente de mi entorno. 

  • A nivel de entidad, ¿qué transmite el FC Vilafranca? 

Es un poco todo. La Junta, ya de entrada, transmite una tranquilidad que otros clubes no te dan. En el Nástic estuve muchos años también y a la mitad de la Junta sigo sin conocerla. De hecho, dudo mucho que el presidente se acuerde de mi a día de hoy. Aquí todo es mucho más familiar y humilde. Muchos jugadores vienen aquí por esto mismo. Todos acaban muy satisfechos su paso por el Vila.

  • ¿Cómo juega Víctor Oribe? ¿Es polivalente no? Juega de todo.

Sí, bueno, de la posición que más he jugado es de mediapunta. Me gusta jugar con libertad, que es precisamente lo que me da Iván Moreno. Puedo caer a banda, subir, bajar…y ese toque del míster, al final, fue lo necesario para que yo acabara de explotar como futbolista. 

Aquí solemos desplegar el 4-2-3-1. Algún partido variamos al 4-4-2 y me toca caer a banda derecha. Alguna vez también he jugado de pivote, pero nada, muy poco. O banda derecha o mediapunta. 

FUENTE: TDD / Víctor Oribe estrenando su Balón de Barro
  • Tú día a día fuera de los terrenos. ¿Qué es Víctor Oribe a parte de futbolista? 

Mí día a día es sencillo. Trabajar, estar en casa con mi pareja y quedar con mis amigos. Me encanta pasar tiempo con mi familia y con mis amigos y siempre que puedo viajar, viajo. Soy un tío tranquilo -aunque dentro del terreno me transforme-. Me gusta ir a comer fuera los domingos después del partido o tomarme mis cervecitas con mis amigos los domingos a la tarde. Poco más. Me considero un tío normal; currante, trabajador, sencillo y humilde.

Nuestra estancia en el Municipal de Vilafranca con Oribe no da para más. Conciencia tranquila. TDD ya ha podido aportar su granito de barro al Municipal de Vilafranca y ha podido empaparse de gran parte de la historia del club. Nos despide Marc Izquierdo, directivo del FC Vilafranca, Pepe Fos, el delegado con más partidos en su haber en la historia de la entidad (1.262) y, por supuesto, Víctor Oribe, el primer Balón de Barro de la historia. ¿Qué más se puede pedir? Un ascenso a 2aB, ¿quizás?

De camino hacia casa procuramos familiarizarnos con el camino. Porque sabemos que el año que viene habrá que venir a ver a Oribe dar pataditas al balón. Y no solo a él, sino a toda la familia que le sigue. Es evidente que la época dorada del FC Vilafranca no se entendería sin los Ivan Morenos, Boiras, Fontanils, Vias… El sello lo ponen todos. Cuando celebremos la trigésima edición, la historia del Balón de Barro tampoco se entenderá sin Víctor Oribe.


Entrevista y edición de Joel GadeaDaniel Godoy y Adrià León

#VictorOribe #FCVilafranca #BalónDeBarro #TerceraDivisión #GrupoV


1 comentario

El Confesionario de Àlex Fernández · 28 enero 2021 a las 18:43

[…] División, uno de los jugadores más molestos y determinantes contra los que he jugado, sin duda es Víctor Oribe. Además de ser muy buen jugador, coincide que en Vilafranca es muy difícil ganar. Y se junta su […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *