En condiciones normales y aprovechando un día que volviese a su casa, me acercaría hasta la cafetería de sus padres en el barrio de A Ponte para charlar con él. Seguramente yo me pediría una cerveza y él un agua o un Aquarius, porque, como ya ha remarcado en varias ocasiones, él es un “futbolista profesional las 24 horas del día”. Martín Lamelas Domínguez (Ourense, 1993) ha dado el paso y a sus veintisiete años ha abandonado el hogar familiar para emprender una nueva aventura, eso sí, no muy lejos de la ciudad termal.

FUENTE: Martín Lamelas / Los fichajes del Bergantiños esta temporada. De izquierda a derecha: Brais Pereiro, Lamelas, Diego Uzal y Carlos López.

La rojilla del Bergantiños será la tercera zamarra de su carrera deportiva tras las del Ourense CF y la UD Barbadás. Después una temporada agridulce en la que se proclamó campeón con la selección gallega y en la que alcanzó la final del playoff de ascenso, el atacante buscará dar un paso más y encontrar su mejor forma goleadora en el ambicioso proyecto que se está gestando en Carballo.

NUEVO EQUIPO, NUEVA VIDA

  • ¿Cómo ha sido el recibimiento en el Bergantiños?

Te voy a responder con total sinceridad: el Bergantiños es un club con unos mimbres espectaculares, ya que puede estar en otro escalafón en temas económicos y, además, es de los pocos equipos que me podía hacer salir de casa. Mis padres estaban un poco reacios a que dejase Ourense, porque, al fin y al cabo sigue siendo Tercera División. El primer día que llegué a Carballo fui a comer con ellos a un restaurante que me reservaron desde la directiva del club. Incluso se acercó José Luis Lemos, el míster, ese día hasta Carballo para saludarme. El trato es muy familiar, sin ir más lejos el otro día el funcionario del campo me regaló dos docenas de huevos de su propia casa. Siempre había querido ser “el de fuera” en vez de “el de casa” porque, como sabes, a los primeros se les valora un poco más.

  • Si has decidido abandonar el hogar familiar ahora, ¿es por qué el Bergantiños te ofrece algo más?

Tal y como está la situación, el Bergan es un club que posee una cierta solvencia económica y un proyecto deportivo a la altura de los mejores de la categoría. No te voy a engañar, tenía ganas y, sobre todo, ilusión de jugar en Segunda B. Podría haber esperado al cierre del mercado, pero habría sufrido mucho al posponer la decisión. Apareció la opción de jugar en Carballo con unas condiciones muy buenas para seguir creciendo, para cambiar de categoría en el futuro y no tener que moverme de mi comunidad autónoma, que eso también es importante. Ha sido un gran paso, estoy orgulloso de ello y espero que salga lo mejor posible.

FUENTE: RCDeportivo.es / Lamelas intenta controlar un balón durante el último amistoso disputado frente al RC Deportivo.
  • ¿A nivel futbolístico qué te puede ofrecer el equipo?

Es un sistema muy alegre que me va a permitir tener muchas más ocasiones de gol, de generar asistencias y de practicar un futbol vistoso, a pesar de que nuestro campo sea de hierba sintética. Hay nivel en todos los aspectos, ya no solo en los jugadores, sino también en el cuerpo técnico. Este año me he propuesto disfrutar del día a día.

  • Te hemos visto de delantero centro, de mediapunta o de extremo. ¿Con qué rol partes este año?

Estaré disponible para lo que el míster pueda necesitar en cualquier momento, aunque sí que me ha comunicado que me quiere para jugar de extremo derecho, tal y como vine haciendo en la selección gallega. Es un rol completamente diferente al que venía ejecutando con Fran. Aun así, estoy cómodo en todas las posiciones de ataque.

  • Aunque si puede ser otro el que se pegue con los centrales, mejor.

[Risas]. Sí, ya voy teniendo algo mejor la espalda después de todas las disputas de este último playoff de ascenso que se disputó en Balaídos. Creo que puedo aportar en cualquier posición, ya que si hay algo que me caracteriza es la polivalencia de jugar en varias posiciones, independientemente del sistema de juego.

  • A los jugadores de ataque se les mide por los tantos anotados, ¿te marcas una cifra de goles para esta temporada?

Todos los años siempre me pongo una marca personal y no tengo problema en decírtela: son diez goles. Me gusta ser un poco ambicioso, pero no es mi prioridad. La realidad es que no soy egoísta de cara al gol, aunque como a todo delantero le aporte esa felicidad extra el poder marcarlos. Anotar te ayuda anímicamente y es un chute de autoestima, pero yo me centro en trabajar, esforzarme y en contribuir en la victoria de mi equipo.

  • El seguidor carballés que no te conozca tanto entrará a YouTube a buscarte y pensará que solo marcas golazos: de falta, de chilena, a la carrera… ¿cuál es la cualidad que mejor te define de cara a portería?

A balón parado tengo buen golpeo, no me importa ejecutar la estrategia y también estoy contento entrando al remate. No tengo una cualidad en la que destaque excesivamente. Por ejemplo, de cabeza voy muy bien a pesar de no ser demasiado alto, remato bien centros laterales, por ejemplo. Para eso solamente hacen falta buenos centradores.

SIN TIEMPO PARA LAMENTACIONES

  • Centradores como los que tenéis en el equipo. A una plantilla con mucha calidad le habéis sumado grandes incorporaciones, ¿os sentís favoritos?

No nos sentimos favoritos, pero es un rol que seguramente tengamos que asumir por presupuesto, condiciones y demás factores. El objetivo del Bergantiños es ser campeón de liga y al final, sí que tienes que jugar con esta presión extra. No hay que esconderlo porque es la meta que nos marcamos y a la que se llegará trabajando desde la jornada 1. La liga es muy corta y no hay tiempo para errores, ya que hay que meterse entre los tres primeros para continuar en la segunda fase.

FUENTE: Oceans Sport Management / Lamelas durante un entrenamiento en As Eiroas.
  • ¿Es el Fabril el rival a batir del grupo Norte?

El otro día jugamos un amistoso contra ellos en el que quedamos 0-0. Tienen un gran equipo y seguramente sean uno de los rivales a batir. Dicen que el Grupo Norte puede ser más flojo, pero yo no me fío. Las cuentas de la lechera para otros, ya que nunca acaban saliendo. Los campos son más complicados, hay mucho sintético. Por ejemplo, equipos como Arzúa, Estradense, Racing Vilalbés o Somozas se han reforzado muy bien, también.

  • Hablando del Sur, el Arenteiro ha conseguido juntar una constelación de nombres míticos de la Tercera gallega, ¿cómo lo ves tú desde fuera?

El Arenteiro está haciendo un equipazo con grandísimos jugadores y tanto a ellos como a los otros equipos de la provincia de Ourense les deseo lo mejor esta temporada, hasta que se enfrenten contra el Bergantiños, claro.

  • No sé si se puede contar o no, pero con el gran trasvase de jugadores de Oira a Espiñedo, incluido el cuerpo técnico, ¿hubo algún contacto para que fichases?

Algo hubo, no te voy a engañar. Estoy muy agradecido a Fran y al cuerpo técnico, pero después de cuatro años creo que era hora de dar un paso al frente, romper el caparazón y salir de mi zona de confort. Entonces apareció el Bergantiños que me puso unas condiciones muy buenas para hacerlo realidad y poder vivir de lo que me gusta, que es el fútbol. Puedo decirte que soy futbolista las veinticuatro horas del día, algo que no sería posible sin Fran, Álex, Millán o Nico

DEL BARRO A BALAÍDOS

  • Debutas en Primera Regional en el Ourense CF.

Sí, debuté siendo juvenil de último año porque me perdí los dos primeros a causa de una osteomielitis en la tibia de la pierna derecha. Al principio, los médicos me dijeron que no podría volver a jugar al fútbol nunca más. Me operaron, estuve ocho meses en muletas y, al final, salió todo bien. Coincidió que Fran Justo estaba entrenando al juvenil provincial de aquellas y fui a probar para volver a retomar el contacto. Me acuerdo que el primer día que llegué Fran me dijo “ponte por ahí y no molestes”, siempre se lo recuerdo [risas]. Hice muchos amigos en aquella época difícil en la que me reencontré poco a poco con el fútbol. Después subí algún partido con el primer equipo, pero no era mi prioridad, para nada. Yo lo que quería era divertirme. Jugué mi primer año de senior en Preferente, éramos una banda y descendimos del tirón.

  • De ahí te vas a la UD Barbadás en busca de retos mayores.

Quise dar un pasito más y fue cuando me decidí a ir al único equipo de la ciudad que en ese momento estaba en Tercera División, que era el Barbadás. Primero estuve en el filial con el que ascendimos a Preferente y a mitad de temporada, Peluso me subió al primer equipo. Debuté en casa contra el Silva.

  • ¿Ir a la UD Barbadás marcó un antes y un después en tu carrera?

Estaba cómodo, contento y mi ilusión era jugar en Tercera División, pero sobre todo quería seguir creciendo. Con Peluso, a pesar de no haber jugado todo lo que me hubiera gustado, aprendí muchas cosas a nivel de inteligencia emocional. Por ejemplo, que para ser futbolista tienes que estar mentalizado para ser titular, suplente o estar en la grada. Es necesario saber gestionar todas esas emociones. Ahí también descubrí la otra cara del deporte: ser novato, no jugar y ver muchos partidos desde fuera. Imagínate, un viaje de dos horas y media para no ir ni siquiera convocado. Yo llegaba a mi casa el domingo por la noche, me metía en cama y me ponía a llorar. Allí en Barbadás escogí entre dedicarme al fútbol o salir y divertirme con los amigos. Si quieres vivir de esto, tienes que ser deportista las 24 horas del día.

FUENTE: lavozdegalicia.es / Martín celebra un gol en el derbi contra la UD Ourense.
  • ¿Cómo fue la vuelta al Ourense CF?

Me había lesionado y en Barbadás querían esperar para renovarme para ver si me recuperaba. Un día Fran y Millán vinieron a las once de la noche a la cafetería que mis padres tienen en el barrio de A Ponte con la intención de ficharme. Se mostraron muy ilusionados, querían ascender con el Ourense CF a Tercera División y creyeron en mí a pesar de estar lesionado. Durante esos meses cambié mis hábitos, mis rutinas y me convertí en un futbolista profesional, por así decirlo.  Me ayudó mucho Pablo Piñeiro con el que convivía en un piso del club. Hizo de hermano mayor conmigo y fue una gran experiencia. Esa temporada me reencontré con el fútbol, no sin esfuerzo porque venía de lesión, pero al final, después de mucho sufrir, logramos el ascenso a Tercera.

  • En cuatro años el club ha pasado de ser un equipo de Preferente a codearse con los grandes de Galicia, ¿imaginabais algo así?

El club siempre quiso crecer conmigo de la mano y yo con él. Fran confió en mí, me transmitió su hambre por ganar y por seguir creciendo, algo que para mí fue fundamental. Fue la mejor decisión que podía haber tomado, no me arrepiento de nada. Todo esto que hemos hablado ha sido todo un camino para llegar hasta donde estoy ahora, desde el filial del Ourense CF, pasando por el Barbadás, hasta el primer equipo pontino, demostrando que realmente sí tenía esas cualidades para jugar en tercera.

UNA TEMPORADA SOBRESALIENTE

  • Si hablamos solamente de la última campaña, selección gallega y Ourense CF, ¿fue una pena que la covid-19 lo parase todo?

Sí, fue una lástima, porque estaba siendo un año maravilloso. Justo acabábamos de ganar la Copa de las Regiones de la UEFA e íbamos a ir a jugar la fase internacional al extranjero. Ya solamente el hecho de ir a Las Rozas y vivir lo que vivimos fue fantástico para todos. La celebración durante el viaje de vuelta desde Madrid fue un auténtico espectáculo, fueron cinco horas que no me hubiera perdido por nada del mundo. Estas son las vivencias que te guardas en la memoria para siempre.

  • ¿Esta victoria de Galicia en la Copa de las Regiones UEFA habla muy bien del nivel del Grupo I de Tercera como uno de los top a nivel estatal?

Sí, por supuesto. Esta liga es muy competitiva, del primero al último, y como no aprietes una semana te pueden pintar la cara. En otros grupos hay muy buenos equipos, pero igual son solo seis o diez los que compiten, a diferencia de cómo pasa aquí. En este sentido y en relación al playoff que se habría disputado el año pasado, creo que, mínimo, habrían ascendido dos. Tanto el Compos, el Arousa, el Barco o nosotros mismos podríamos haber subido. Me da rabia, pero al menos un gallego sí que lo ha logrado.

  • ¿Cómo os condiciona la Covid-19?

Cuando estoy solo intento ir de casa al entrenamiento y del entrenamiento a casa. A veces hay que ceder un poco con la novia o lo amigos, porque estar todo el día encerrado no es bueno para la salud y para la gente que tienes alrededor. Aquí en el Bergantiños, supongo que como en todos lados, al entrar pisamos en la alfombra, nos miden la temperatura y nos cambiamos en vestuarios diferentes, los que convivimos un poco más en Carballo y los otros. Dentro del propio habitáculo hay separación entre unos y otros y tenemos las mascarillas puestas hasta el momento de comenzar el entrenamiento. Intentamos trabajar en grupos reducidos, con el objetivo de minimizar la aparición de un positivo y su expansión en el equipo. Al final, le puede tocar a cualquiera.

SI QUEDA TIEMPO…

  • Además del fútbol, ¿estás estudiando?

Estoy preparando la prueba de acceso al ciclo superior para intentar sacar el nivel III de Técnico Deportivo. A partir de ahí, intentaré estudiar algo más. Recientemente le he preguntado al director deportivo de la selección gallega si al proclamarnos campeones de España existía la posibilidad de acceder a la universidad con plaza de deportista de élite. Mientras duren los años del fútbol quiero prepararme en algo que me guste realmente para que el día de mañana pueda afrontar la salida al mundo laboral de la mejor manera posible.

FUENTE: Martín Lamelas / Lamelas durante un partido de la selección gallega.
  • ¿Te gustaría seguir ligado al fútbol?

Sí que me gustaría entrenar, pero ahora mismo no me veo capacitado. Necesito aprender y formarme más aún. Sí que es cierto que tengo los primeros dos niveles de entrenador y podría dirigir hasta Preferente, pero primero tendría que empezar desde abajo, enseñando a niños. Sería un largo camino. Lo que tengo claro es que si hago algo es para ser bueno en ello, no para ser un mediocre. Luego, dependiendo de mis habilidades ya se vería hasta donde llegaría.

  • ¿Para acabar, que le pides a este año?

Si me enrolé en un proyecto como este aquí, en mi tierra, fue para intentar jugar en categorías superiores con unas buenas condiciones. Ojalá cumplir mis objetivos personales: ser feliz y devolverle al Bergantiños la confianza que han depositado en mí. Aunque muchos nos consideren a los jugadores de Segunda B y Tercera como futbolistas amateurs, mi vida diaria no creo que cambie en exceso respecto a la de un jugador profesional. Quiero disfrutar día a día de lo que hago, de ser profesional y de dedicarme a esto.

  • En definitiva, ¿intentar conseguir el ascenso?

Es un listón alto al que creo que podemos llegar, gracias al trabajo diario de todos.

FUENTE: RCDeportivo.es / Lance del juego durante el amistoso disputado en Carballo entre el Bergantiños y el RC Deportivo.

El Bergantiños comenzará esta nueva andadura en el Grupo Norte de la Tercera gallega con uno de los proyectos más ambiciosos de las últimas campañas. La primera piedra en el camino se la encontrará este próximo fin de semana cuando visite A Porta Santa, campo de la UD Paiosaco.


#MartínLamelas #BergantiñosFC #TerceraDivisión #Galicia #GrupoI

Categorías: Entrevistas

3 comentarios

Jose Manuel Ferreio · 17 octubre 2020 a las 21:32

Porque en algunas fotos no se pone el autor y en otras si. Me parece poco profesional coger unas fotografías sin permiso y, el colmo, ni firmarlas. Un saludo

"Somos tantos hispano-argentinos en plantilla que el equipo no parece griego" · 13 noviembre 2020 a las 18:32

[…] #DaniSuárez #AsterasTripoli #Superliga #Grecia […]

Diego García: “Vine al Arenteiro porque quiero ascender” · 9 enero 2021 a las 18:03

[…] #DiegoGarcía #CDArenteiro#TerceraDivisión #Galicia #GrupoI […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *