Lo han conseguido, un nuevo proyecto amanece en la Ciudad Deportiva Luis del Sol. El Betis Deportivo jugará la próxima temporada, con todo el merecimiento, en Segunda División B. Los chavales, bajo las órdenes de Manel Ruano, han completado una excelente campaña en el Grupo X. Los alumnos aventajados en este curso interruptus demostraron mano de hierro en ambas eliminatorias de ascenso y retornarán a la categoría de bronce del fútbol español tras un periplo de dos años por Tercera.

El Betis Deportivo accedió al playoff de ascenso tras una campaña en la que se mostró más certero que sus rivales. Los pupilos heliopolitanos finalizaron primeros de grupo con 59 puntos, siete más que el Utrera, primer rival en la fase de postemporada. Además, se convirtieron en el equipo más anotador, alcanzando los 68 goles en veintinueve encuentros disputados. Más de la mitad de estos tantos recayeron en tres de sus estrellas: Raúl García de Haro fue el pichichi con dieciséis chicharros; Mohamed Mizzian firmó catorce dianas; y Robert González aportó otras nueve.

MARTILLO VERDIBLANCO

En el formato de ascenso exprés disputado en el Marbella Football Center de la ciudad de la Costa del Sol, el Betis Deportivo decidió su pase a la final por la vía rápida ante un combativo Utrera. Media hora fue suficiente para que Robert, de penalti, Edgar González y Rodri, con un contragolpe de libro, condujeran a los de Ruano hasta la última instancia previa al éxito. Sergio Navarro recortó distancias en la segunda parte, pero la suerte de su equipo ya estaba decidida desde hacía muchos minutos.

A la final, y en un partido clave para el crecimiento de las categorías inferiores del club, asistieron las principales personalidades de la entidad verdiblanca, desde el presidente Ángel Haro y el nuevo director general deportivo, Antonio Cordón, hasta el segundo de Manuel Pellegrini, Rubén Cousillas. Enfrente el Ciudad de Lucena, segundo clasificado de la fase regular que logró el pase tras un empate a uno contra el Xerez Deportivo.

La final del playoff de ascenso a Segunda División B no fue un partido cualquiera, sino la presentación en sociedad del ariete Raúl García de Haro. El olesano, de tan solo diecinueve años, se destapó como un goleador sensacional antes los cordobeses, aunque estos tomasen ventaja en el primer minuto de encuentro. El Ciudad de Lucena se adelantó en el marcador con un tanto obra de Maero, tras un fallo en el blocaje de Carlos Marín.

A partir de este error y en una situación desfavorable, los verdiblancos se adueñaron de la pelota y del ritmo del partido. Fruto de este dominio, llegó el empate. Baena colgó un centro al corazón del área y Raúl García de Haro elevó su metro noventa y dos de estatura para cabecear el balón al fondo de las mallas. Los sevillanos marcaron al cuarto de hora y en el restante de la primera mitad dispondrían de varias ocasiones para adelantarse y consumar la remontada, pero los tantos finalmente no llegarían hasta después del descanso.

¡RAÚL, RAÚL Y OTRA VEZ RAÚL!

Al comienzo de la segunda mitad y en otro balón desde la derecha, esta vez raso, llegaría el segundo. Mano a mano de Raúl frente a Cuenca: el delantero catalán es derribando y en un acto de pillería al límite de la ley, mientras reclamaba penalti, el ariete le birla el balón al meta rival para introducirlo a placer en la portería azulona.

Minutos más tarde, en el 66, los béticos volverían a gritar el nombre “¡Raúl!” de nuevo, gracias a un balón perfectamente filtrado por Calderón a la carrera para el tanque de Olesa de Montserrat, que una vez más volvió a dar cuenta de sus virtudes. El espigado ariete dejó atrás a todos sus rivales, incluido al portero lucentino, pero su primer tiro fue tapado por un rival justo en la línea de gol. La historia no podía terminar así, ya que en esos días en los que a uno le sale todo, le cayó el rechace de su propio disparo y envió el balón al fondo de la portería para poner el tres a uno y la sentencia en la eliminatoria. De cabeza, haciendo gala del don de la oportunidad y a través de una aceleración endiablada, así fue el resumen de su hattrick. Tres acciones de un killer con el futuro puesto en el primer nivel. Estén atentos, hay Raúl García de Haro para rato.

Eso sí, todavía faltaba la guinda del pastel. El excanterano madridista y con pasado melillense Mizzian se lanzó a la carrera desde la derecha, entró por el vértice del área y batió a Javi Cuenca con un disparo cruzado. Fue el gol de la confirmación de un proyecto satisfactoriamente realizado, el broche a una temporada en la que el Betis Deportivo ha sido el mejor equipo del Grupo X de la Tercera División.

UNA NUEVA CASA REPLETA DE TALENTO

El Real Betis Balompié confía en su cantera y este ascenso no es más que una demostración de ello. La entidad verdiblanca anunció en los pasados meses la construcción de una nueva ciudad deportiva en la localidad de Dos Hermanas, la nueva casa para todos los integrantes de las fructíferas categorías inferiores béticas. El ambicioso proyecto, uno de los más grandes de Europa en estos términos, comenzará cuando la situación actual debido a la covid-19 lo permita. El presidente Ángel Haro ve imprescindible que “el primer equipo se consolide en puestos europeos para poder afrontar esta ambiciosa inversión de alrededor de 30 millones de euros“.

Este ascenso a Segunda División B ha propiciado que varios de los jugadores que lo lograron no continúen en el filial en busca de retos de mayor envergadura que el de la categoría de bronce. El caso más sonado es el de Edgar González, al que ya le esperan en Oviedo con los brazos abiertos. La brújula del filial verdiblanco, debut con el primer equipo incluido, ha renovado su vinculación con la entidad sevillana y la próxima temporada jugará a préstamo en el Carlos Tartiere.

Otro canterano que también ha dado un salto cualitativo en su carrera es Robert González. El extremo diestro también jugará cedido en la categoría de plata, aunque lo hará en la UD Las Palmas que entrena un viejo conocido del club como es Pepe Mel. Otro centrocampista que ha impresionado en esta pretemporada exprés es Paul Akouokou. El costamarfileño, fichado hace dos cursos, ha renovado hasta 2024 su contrato con el club y poseerá ficha de la primera plantilla por lo que ya se encuentra a las órdenes de Manuel Pellegrini. Con esta incorporación, el Ingeniero refuerza una de las posiciones que más ha dado que hablar en los últimos años en el Benito Villamarín, la del mediocentro defensivo.

En el capítulo de altas para el filial verdiblanco, la entidad heliopolitana ya ha confirmado dos a día de hoy. Los nuevos elegidos para comenzar esta andadura en Segunda División B son Fran Callejón, procedente de la UD Almería, y Abdoul Bandaogo, del Badalona. De hecho, Bandaogo llega para ocupar el puesto del ya mencionado Paul en el mediocentro del equipo dirigido por Ruano.

Estos fichajes apuntalarán un bloque ganador que ya se entrena en pretemporada con el objetivo de realizar el mejor papel posible en este nuevo reto de la inédita Segunda División B.


#BetisDeportivo #3div10 #Temporada1920 #SegundaB #AndalucíayCeuta


1 comentario

Todo esfuerzo tiene su recompensa · 16 septiembre 2020 a las 17:08

[…] #UDPoblense #3div11 #Temporada1920 #SegundaB #IslasBaleares […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *