El Confesionario de Diego García

Diego García no es el mismo portero que debutó con la UD Barbadás recién cumplida la mayoría de edad. A sus veinticinco años, el guardameta ourensano se erige como una de las piezas clave que conforman la columna vertebral de un CD Arenteiro llamado a pelear por el ascenso de categoría. Reflejos felinos, buen golpeo de balón y la valentía fuera del arco son las cualidades más destacadas del dos veces “Zamora” del Grupo I de Tercera División.