Pocos equipos habrán sudado tanto una camiseta para conseguir su objetivo como la Unión Deportiva Poblense. Pero ya conocemos bien el dicho, todo esfuerzo tiene su recompensa. Y así ha sucedido con los mallorquines. Tras más de 30 años, La Poblera vuelve a ser de 2ªB. Un ascenso que sabe a pura gloria.

FUENTE: UD Poblense / La plantilla al completo celebrando el ascenso a Segunda B

UN 2020 PARA LA HISTORIA, EN TODOS LOS SENTIDOS

Tras intentarlo e intentarlo, al fin han conseguido besar el santo. Años y años de caídas dolorosas, de quedarse a las puertas para conseguir ese objetivo que tanto deseaban. Pero los de “Sa Pobla” son de aquellos que siempre se levantan, por muy fuerte que sea el golpe. El verbo rendirse no aparece en su diccionario. Y mira como es de curioso el mundo que, en 2020, un año negro para la gran mayoría, les ha llegado el premio que tanto tiempo han estado buscando. Ni siquiera una epidemia mundial ha sido capaz de derrotarlos.

Lo cierto es que la Unión Deportiva Poblense ha tenido una temporada inmaculada, ya des del principio. Una gran racha inicial de 8 victorias consecutivas les permitía, en esa misma jornada, situarse en lo más alto de la tabla. Una posición que les acompañó durante el resto de la temporada y que les llevó a empezar los Playoffs de Ascenso con una pequeña ventaja respeto a sus perseguidores. Y bien que la aprovecharon en su primer partido contra Felanitx. Los poblenses hicieron valer su condición de primer clasificado para hacer bueno el 1-1 y plantarse en la final. El Mallorca B fue el último obstáculo a superar. Solo quedaba el último asalto.

Y el premio acabó llegando en un partido que refleja a la perfección la competitividad y el trabajo del conjunto azulgrana. Una historia de superación para un equipo que nunca se ha rendido, que lo ha dado todo hasta el pitido final. El filial mallorquín empezó fuerte y tomó la iniciativa en la primera mitad: Jaume Tovar ponía el 0-1 al marcador a la media hora de encuentro. Pero, una vez más, los de Óscar Troya fueron capaces de levantar la cabeza y darle la vuelta a la tortilla. El gol Tià Sastre en el minuto 80 situaba las tablas en el marcador para que, posteriormente, en el último suspiro, los locales decantaran  la balanza hacia su lado. Aitor Pons, el hombre de los Playoffs –fue también el autor del gol en el primer encuentro-, volvió a vestirse de Superhéroe para poner el 2-1 en el 94’. Un final inmejorable para una gran historia, llena de esfuerzo y sacrificio.

NUEVA ETAPA, MISMO PROYECTO

Cuando las cosas funcionan, ¿por qué cambiarlas? Esta misma filosofía es la que ha decidido tomar al club en su retorno a la Segunda División B con el objetivo de mantener la categoría. El bloque central del equipo sigue siendo exactamente el mismo, con solo 6 bajas: Kevin Ulbrizh, Miguel Armengual, Juan Cifré, Juan Oller y Miguel Ángel Capella

Los azulgranas tampoco han tenido que moverse demasiado durante este mercado de fichajes tan atípico. Así, el equipo cuenta con un total de 5 caras nuevas: el cancerbero Tomeu Pocoví, Jaume Castell y Miki Femenías, que reforzarán el eje de la defensa y, por último, en la línea del mediocampo, llegan Alberto Fernández (Espanyol B) y Joan Florit (Mallorca B).  En la delantera, los azulgranas siguen confiando en los goles de sus dos killers: Mateo Ferrer, pichichi del equipo la pasada temporada, y Aitor Pons. Pero la parte fundamental del trabajo ha llegado des de los despachos, donde se ha conseguido renovar a algunas piezas fundamentales del puzzle como son Imanol Elías, Mateu Ferrer, Aitor Pons, Dani Benítez, Pau Cendrós, Jaume Calonge, Jaime Hernández, Mateo Garcías, Víctor Martínez, Damiá Ramos, Tià Sastre, Lucas Gilardoni, Javi Moreno o el capitán Saúl Díaz.

La temporada no será nada fácil. Y más en un grupo simepre complicado como el 5, donde compartirán plaza con los filiales de Real Madrid, Atlético de Madrid y Getafe, entre otros equipos importantes como el Atlético Baleares o el Rayo Majadahonda. Pero el Poblense, fiel a su forma de ser, tendrá que luchar hasta el final para consolidarse en la categoría de Bronce. Después de tanto tiempo, tienen una oportunidad de oro para demostrar de lo que son capaces.

LOS 80 NUNCA HAN PASADO DE MODA

La Unión Deportiva Poblense es todo un histórico del fútbol modesto español. Un conjunto que lleva ya más de 80 años manchándose de barro para hacernos disfrutar con su juego, para mostrarnos que nada es imposible. Y, precisamente, este número tiene algo realmente especial para el club. El 80 siempre trae buenos recuerdos en tierras poblenses.  

Como siempre ocurre, los inicios nunca son fáciles. Y la fundación del Poblense es un ejemplo más de ello. El 1 de octubre de 1935 nacía el que, en ese momento, se nombraría Sociedad Recreativa, Cultural y Deportiva Unión Sportiva Poblense -aunque, lógicamente, decidieron quedarse solo con la parte final-. El club, poco a poco, iba creciendo a base de auténtico barro. Al principio, en Regional. Luego, más de 20 años a caballo entre Tercera División  y categorías amateurs. Hasta que llegó su número de la suerte: la década de los 80, la etapa dorada del club. Porque en La Puebla siguen siendo ochenteros, son tiempos que nunca han pasado de moda. Mientras el pop y el rock eran tendencias mundiales, los mallorquines eran más de fútbol.

FUENTE: espanaestadios.com / Camp Municipal de Sa Pobla

Bajo las órdenes de un conocido del fútbol nacional, Lorenzo Serra Ferrer, los azulgranas consiguieron su primer ascenso a la categoría de Bronce y, a partir de ese momento, estuvieron hasta 7 temporadas consecutivas en Segunda B. Pero llegó el 90 y la racha se acabó. A partir de aquí, 30 años consecutivos en Tercera División. El camino ha sido largo, costoso y lleno de obstáculos. La Unión Deportiva Poblense ha vivido una gran montaña rusa para volver a sentirse de Bronce. Y, ahora, no quieren desaprovechar su gran oportunidad. El 20 puede convertirse en su nuevo amuleto.

LORENZO SERRA FERRER, HISTORIA AZULGRANA

Seguramente a muchos os puede sonar el nombre de Lorenzo Serra Ferrer, un hombre con una larga trayectoria en el fútbol de élite español, tanto en los banquillos como en los despachos. Pues bien, la historia del mallorquín en los banquillos empieza en “Sa Pobla”, su lugar de nacimiento. Tres temporadas, dos títulos en Tercera División y un ascenso. Casi nada.

Y hablar de la época dorada del club es hacerlo de Serra Ferrer. Porque él fue quien consiguió ascender por primera vez al Poblense a Segunda División B. Porque fue quien construyó las primeras piedras de ese equipo que tanto hizo disfrutar al Municipal de Sa Pobla durante los 80. Auténtica historia azulgrana. Y eso, en su primera experiencia como entrenador. Tres campañas exitosas que le abrieron las puertas al fútbol de élite, donde Lorenzo puede presumir de un currículum de lujo.

FUENTE: futbolbalear.es / Lorenzo Serra Ferrer hace el saque de honor en el partido frente al Conquense

Primero en el Real Club Deportivo Mallorca, donde en su primera temporada ya fue capaz de subir al equipo a Primera. Luego, en Sevilla con el Real Betis en dos etapas distintas. Con los blanquiverdes levantó su mayor logro: la Copa del Rey (2005). Pero antes, pasó por uno de los clubes más conocidos a nivel mundial, el Fútbol Club Barcelona. Dos cursos como miembro del cuerpo técnico de Louis van Gaal para que, finalmente, Joan Gaspart le cediera las riendas del equipo. Finalmente, se sentó por última vez en los banquillos del AEK de Atenas. Una gran carrera como entrenador con origen al club de sus raíces, al que hizo grande. Un poblense de toda la vida.  


#UDPoblense #3div11 #Temporada1920 #SegundaB #IslasBaleares


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *