Los celestes no se cansan de la Segunda B. Podría parecer utópico tras aquel inicio inmejorable de siglo, en el que el Municipal de Santo Domingo gozaba cada quince días de la división de plata, pero como todo en la vida, el fútbol es cuestión de rachas. Y tras tocar fondo en 2012, El Ejido celebra acercarse cada vez más al ‘Poli’ que un día fue. 

FUENTE: CD El Ejido / Celebración tras el 1-1 ante el Real Jaén

UNA PROMOCIÓN EXCELSA

El playoff no se presentaba para nada sencillo. La segunda plaza provisional tras la suspensión del campeonato cruzaba al conjunto jienense con el Motril, el tercer clasificado del grupo IX. 57 y 56 puntos, un 0-0 como único precedente (J16) y una diferencia favorable de 5 goles para el club granadino, auguraban una semifinal muy y muy igualada. En la otra parte del cuadro, los dos cocos. El Linares Deportivo, el mejor club de Tercera División en la 19/20 y un todopoderoso Jaén que no pudo ser tercero en liga tan solo gol average. El Ejido, Motril y Jaén en un pañuelo.

Así pues, la semifinal entre El Ejido y Motril no defraudó. Ni en la previa, ni tampoco en ningún tramo de los 90’ disputados. Los de Santo Domingo salieron como un vendaval y, tan superior fue su arranque, que dejaron el marcador en un 3-0 momentáneo cuando aún no se había llegado ni al 20’ de partido. Eso sí, la segunda mitad fue del Motril, que recortó distancias en el primer minuto de la reanudación y hizo el 3-2 a falta de 25’ para el pitido final. Pero la garra ejidense creció en lugar de desvanecerse. Tres años en la B merecían llegar hasta el fin. Y El Ejido aguantó y se consagró como uno de los ‘elegidos’ para disputar el billete de bronce del grupo IX. 

La final fue inesperada por muchos aspectos. Primero de todo, por el rival. El Jaén consiguió deshacerse en semifinales de un Linares que había cosechado 19 puntos más en 29 jornadas disputadas y, por lo tanto, el favorito quedaba fuera de la quiniela. Segundo, porque el Jaén se quedó con diez jugadores antes del descanso por una doble amarilla a Juanma. Y tercero, porque pese a la inferioridad, consiguió adelantarse en el marcador pasada la hora de juego. Quedaban 30’ para que el Jaén se alzara como equipo de bronce y las opciones de El Ejido empezaban a mermarse. Pero un cabezazo a la salida de un córner de Falu Aranda en el 75’ cambiaba la hoja de ruta. El empate le valía a un glorioso ‘Poli’ que ya empezaba a palpar la escalera para subir de categoría. Y así fue. El tramo final no trajo sorpresas y el conjunto almeriense confirmó su cuarta presencia en 2ªB desde la 16/17. 4/5. Casi pleno.

FUENTE: CD El Ejido / Momento en el que Falu Aranda hace el gol del ascenso

REFUNDACIÓN DOLOROSA PERO NECESARIA

El actual CD El Ejido cuenta con tan solo ocho años de vida y es que, tras la desaparición del histórico Club Polideportivo Ejido, comúnmente conocido como “el Poli Ejido”, la nueva entidad ha conseguido devolver a la división de bronce a una ciudad que había estado hasta ocho temporadas en Segunda División B y siete –consecutivas– en Segunda División (2001-2008). 

Nunca faltó fútbol en El Ejido. Lo demuestra el Estadio Municipal de Santo Domingo, inaugurado en 2001 para dar cabida a casi 8.000 aficionados cuando el Poli subió, por primera vez en su historia, a la división de plata del fútbol español. Incluso The Rolling Stones actuó en el Municipal. El ‘Poli’ estaba de moda. Nadie se quería perder esa hazaña que parecía ser irrepetible pero que al final no lo fue, porque los pitufos sellaron hasta seis permanencias seguidas sin volver al bronce. Y por si no fuera poco, desafiaron -durante cinco cursos- de tú a tú al gigante provincial, aquel que nunca antes había tenido que lidiar cara a cara con el Poli; la UD Almería.

FUENTE: Diario de Almeria / Gol de Patri para conseguir el ascenso a 2ª división (00/01)

Para cosechar la primera de las salvaciones hubo que tirar de épica en una agónica última jornada ante el Racing de Santander, que acabó cayendo del lado de los de Santo Domingo y con ella, el pasaje para continuar siendo de plata en la 2002/2003. Y vaya si se amortizó el billete. Dos años más tarde, en 2005 y a las órdenes de Pepe Mel, el equipo llegó a estar líder durante una semana de competición y en playoff durante varias más. La leyenda se agrandaba y la ciudad ejidense se limitaba a disfrutar del mejor momento deportivo de la historia de todo el municipio. De hecho, nadie se podía imaginar que la 2007/2008 ofrecería tantos altibajos emocionales. Primero, con una participación impoluta en Copa del Rey, eliminando a San Fernando, Conquense y Melilla para enfrentarse al Villarreal en 1/16.

El Poli de Lucas Cazorla no se arrugó y se clasificó para octavos, endosándole un 5-1 global al submarino amarillo. Allí se encontraría con el RCD Espanyol, que finalmente, pudo con el equipo revelación tras ganar por 1-0 en un partido de vuelta envuelto en polémica tras el 3-2 previo en Andalucía. Pero la montaña rusa no acabaría aquí: el papel en Copa acabaría pasando mucha factura y, tras siete temporadas in a row, el Poli se veía condenado a la 22ª plaza en liga. Dejar la plata para volver al bronce.

300.000€ era la cifra a la que se enfrentaba la entidad dos años más tarde, en 2010. Se saldó y, de hecho, el ‘Poli’ se acabó metiendo en playoff para recuperar la esperanza de que todo lo perdido volvía a cobrar vida. Pero no hubo suerte y el filial del Barça se encargó de poner punto y final a la ilusión celeste. De nuevo, en la 10/11, los problemas económicos volvieron a aflorar y el equipo acaba presentando un recurso para no perder la categoría (todo esto tras salvarse en la última jornada). Tras muchas deudas acumuladas, en la J18 el club suma 7 puntos -es colistas- y la entidad se subasta. La plantilla recibe la carta de libertad y el túnel empieza a quedarse sin luz: el club se ve obligado a consumar un ascenso administrativo a la Tercera División y la entidad pone fin a su existencia tras 43 años de pasión, crecimiento, éxtasis y, finalmente, desesperación. 

FUENTE: Sport Cartagena / Estadio Municipal de Santo Domingo

Es entonces cuando un grupo de empresarios deciden evitar que la ciudad ejidense se quede sin fútbol. El club consigue generar actividad en todas sus categorías y debuta en la Regional Preferente de Almería, pero no certifica el ascenso. Sí lo hace al año siguiente, cuando llega a un acuerdo para fusionarse con el Berja de Primera Andaluza -que acabaría siendo su filial-. A partir de aquí el club asienta sus bases definitivamente y en su debut en Primera, consigue ascender a Tercera División tras una pugna constante con el Guadix CF. 

Pese a su precoz ascenso a la cuarta división del fútbol español, El Ejido tarda solo dos temporadas en meterse en posiciones de playoff. Con un proyecto sólido y objetivos muy exigentes, los ejidenses superan a Bermeo, Lorca Deportiva y Laredo para conseguir un ascenso épico. Lejos de demostrar inexperiencia en la categoría, la 2ªB sería el hogar del nuevo ‘Poli’ durante su quinto, sexto y séptimo año de vida, tras acabar en 14ª y 10ª posición en sus dos primeras temporadas en 2ªB. Por desgracia, la tercera (18/19) les devolvió al barro, aunque no por mucho tiempo, ya que doce meses después volverán a competir allí donde lo hicieron hasta entonces.

PLANIFICACIÓN DE BRONCE

Para su temporada en la 2ªB, El Ejido ha realizado bastantes cambios, empezando por el director de orquesta, Tito García Sanjuan, con experiencia en Villarreal, Formentera, Ejea, San Fernando y la selección nacional de Egipto. El técnico que sustituirá a David Cabello llega acompañado de Pablo Hernández, el segundo entrenador.

De la plantilla que consiguió el ascenso a finales de julio, continuarán Rubén Palomeque, Cristian Moreno, Toni Conejo, Godino, y el capitán Álex Carmona, tras llegar a un acuerdo con la entidad. Al contrario de estos, no lo hacen Alberto Fuentes, Álex Moreno, Rubén Sanchidrián, Falu Aranda, Egoitz Magdaleno, Dani Sánchez, Álex Escardó, Juan Carlos, Pablo Ortiz, Carlos Mora, Ernestas y Javi Merida, que se han desvinculado del club para buscarse una salida fuera. Sergio Ponte y Mussa también dejan la ciudad ejidense, pero para marcharse cedidos al Poli Almería. 

Por otro lado, como bien es lógico, el mes de agosto ha servido para ir anunciando las incorporaciones que ayudarán a luchar por la permanencia en la división de bronce, un total de doce: Ulisses, Rodrigo Rivas, Lucas Ferraz (cedido), Jon Etxaniz, Leo Ramírez, Sergio Pérez, Íñigo Zubiri, Sergio Parla, Jose Carlos ‘Checa’, Juanje, Cristian y Dani Cara.

Queda claro que el club ha apostado mucho y bien por esta nueva etapa en Segunda B, aunque no nos equivoquemos, lo más importante de lo conseguido tanto en este curso como en los cuatro anteriores es algo mucho más sencillo: confianza, transparencia y estabilidad. Porque, como todo en la vida, a veces hay que dar un paso atrás para acabar dando dos hacía delante. Y el ‘Poli’ retrocedió para que, ahora, El Ejido saque pecho. Compleja sencillez. #MuchoPoli


#CDElEjido2012 #3div9 #Temporada1920 #SegundaB #AndalucíayMelilla

Categorías: Barro estatalTemporada 19/20

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *